Hablando en público

Hablando en público

Por: Augusto Hernández

Hablar en público no siempre es lo más fácil, habremos algunos que tenemos facilidad y habremos otros que no o simplemente no nos gusta hacerlo, pero cuando se convierte en una necesidad u obligación, ya sea por trabajo o porque así lo amerita la situación todo cambia.

 

Había escuchado de voz de mi hijo, el colmo de un piloto: que le tenga miedo a las alturas; el colmo de un fotógrafo: que su hijo sea el negativo; pero nunca pensé encontrarme con el colmo de un maestro de ceremonias… y menos que sea: tenerle miedo al público, sí ya sé que así no suena como el clásico chiste del colmo, pero realmente parece increíble que a alguien que debe dedicarse a transmitir a un grupo de personas, le de miedo hacerlo, que no pueda hablar en público.

Conocí a una persona que no podía hablar en público, que le aterraba hacerlo y no lo podía creer, así que al saber su “problema”, me acerqué y le dije: si te da miedo hablar ante el público, ¿cómo es que te dedicas a esto? y me dijo: “seguí algunos consejos que me dieron”, no me quedé con la duda y hoy les dejó aquí los consejos que #Consultores le dio a Rodrigo, un conocido animador y maestro de ceremonias de Boca del Río, Veracruz.

Primer consejo, conoce la información que darás o a la persona que presentarás.

Estar preparado sobre lo que vas a transmitir es fundamental para reducir el riesgo de fallar, tomate el tiempo y dedicación para investigar sobre el tema y sobre todo sobre tu audiencia, sino conoces a quien te vas a dirigir, puedes preparar el material de forma incorrecta o más allá de eso, puedes elegir mal la información, tema o instrumentos que ocuparás.

Así que además de tener conocimiento sobre lo que hablarás, debes conocer a las personas a las que le hablarás, no me refiero a que sepas su nombre o sus gustos particulares, pero sí que sepas quien será tu público, conocer sus intereses y preocupaciones generales, conoce el rango de edad promedio y su contexto general en caso de ser homogéneo y, si no es posible contar con una media general, sabrás que tú público es tan diverso que el diseño deberá ser múltiple; por último piensa y formularte las posibles preguntas que te harían y como responderlas.

Abre siempre de la mejor forma posible y nunca te disculpes anticipadamente

Dales datos que sean impactantes, abre muy fuerte para captar su atención y deja en claro que el que sabe eres tú. Si ya estudiaste a tu público, es posible que sepas sus necesidades generales y sus gustos, sus interese y preocupaciones, con ello, podrás preparar datos de apertura que te sirvan para atraerlos y mantener su atención de principio a fin.

El lenguaje corporal es fundamental, deja que tu cuerpo se mueva por el espacio asignado, no te claves como ancla en el escenario y deja que tus manos, tu cuerpo y tus pies se desplacen por diversos espacios, demuestra que tienes el control y que la cercanía con el público no te molesta, que estás ahí para ellos y que eres un simple mortal, eso sí, un mortal con datos y experiencias que ellos desean escuchar.

Evita pedir disculpas por cosas que ellos no saben, tu público a menos que sean fanáticos tuyos y te sigan a todas partes, no saben que tienes preparado para ver, decir o escuchar, por ello resulta innecesario ofrecer disculpas por la falta de luz, color, sonido o cualquier otro detalle que ellos no sepan debe estar ahí. Atiende lo que esté saliendo mal pero no demuestres que no es parte de tu control.

Dirige la mirada al público

El público es mucho, no importa si son 3, 5 ó 10 personas, 100, 200 ó 1,000, debes dirigirte al público, a la gente. Gente significa: conjunto de personas, así que debes dirigirte al conjunto.

Si te da miedo hablar ante el público desaparécelos, no puedes pensar que todos te están mirando, que están pensando si estas pasado de peso o muy flaco, si ya vieron que de la mañana al momento de hablarles te salió una espinilla, que esas miradas son debido a que un demonio se apoderó de tu alma y sobre tu cabeza existe una llama ardiente de mil colores; Nooooo, no es eso lo que ven, ni están esperando que falles para reír porque no tenían otra cosa más importante que hacer a la hora que tú les estás hablando, sino que posiblemente, muy allá en el fondo nada de eso les importa ya que no está pasando y sólo están viéndote, porque les interesa lo que tiene que decir.

Si ya conoces lo que debes decirles o transmitir, si ya estudiaste a tu público potencial, si ya conoces sus necesidades, si dejas que tu cuerpo se mueva y nunca te disculpas sin necesidad, es muy posible que estén ahí porque lo que les dices resulta interesante, porque resulta que tu propuesta llena sus expectativas, porque resulta que desean escuchar lo que tienes que decir, así que mira al público, no a cada uno, mira a la gente, míralos como un todo y no claves tu mirada en alguien en particular a menos que esa sea la técnica que te ayuda, barre con la mirada al auditorio y hazles sentir a son parte de algo importante para ti.

En esta ocación esto fue todo, busquen la siguiente entrega y no olviden visitar nuestra página www.haconsultores.com.mx y las redes sociales twitter: @haConsulta Instagram: haconsultores y la fanpage en fb: Grupo haconsultores

Gracias a todos por seguir las aportaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *