Hablando en público

Hablando en público

Por: Augusto Hernández

Hablar en público no siempre es lo más fácil, habremos algunos que tenemos facilidad y habremos otros que no o simplemente no nos gusta hacerlo, pero cuando se convierte en una necesidad u obligación, ya sea por trabajo o porque así lo amerita la situación todo cambia.

 

Había escuchado de voz de mi hijo, el colmo de un piloto: que le tenga miedo a las alturas; el colmo de un fotógrafo: que su hijo sea el negativo; pero nunca pensé encontrarme con el colmo de un maestro de ceremonias… y menos que sea: tenerle miedo al público, sí ya sé que así no suena como el clásico chiste del colmo, pero realmente parece increíble que a alguien que debe dedicarse a transmitir a un grupo de personas, le de miedo hacerlo, que no pueda hablar en público.

Conocí a una persona que no podía hablar en público, que le aterraba hacerlo y no lo podía creer, así que al saber su “problema”, me acerqué y le dije: si te da miedo hablar ante el público, ¿cómo es que te dedicas a esto? y me dijo: “seguí algunos consejos que me dieron”, no me quedé con la duda y hoy les dejó aquí los consejos que #Consultores le dio a Rodrigo, un conocido animador y maestro de ceremonias de Boca del Río, Veracruz.

Primer consejo, conoce la información que darás o a la persona que presentarás.

Estar preparado sobre lo que vas a transmitir es fundamental para reducir el riesgo de fallar, tomate el tiempo y dedicación para investigar sobre el tema y sobre todo sobre tu audiencia, sino conoces a quien te vas a dirigir, puedes preparar el material de forma incorrecta o más allá de eso, puedes elegir mal la información, tema o instrumentos que ocuparás.

Así que además de tener conocimiento sobre lo que hablarás, debes conocer a las personas a las que le hablarás, no me refiero a que sepas su nombre o sus gustos particulares, pero sí que sepas quien será tu público, conocer sus intereses y preocupaciones generales, conoce el rango de edad promedio y su contexto general en caso de ser homogéneo y, si no es posible contar con una media general, sabrás que tú público es tan diverso que el diseño deberá ser múltiple; por último piensa y formularte las posibles preguntas que te harían y como responderlas.

Abre siempre de la mejor forma posible y nunca te disculpes anticipadamente

Dales datos que sean impactantes, abre muy fuerte para captar su atención y deja en claro que el que sabe eres tú. Si ya estudiaste a tu público, es posible que sepas sus necesidades generales y sus gustos, sus interese y preocupaciones, con ello, podrás preparar datos de apertura que te sirvan para atraerlos y mantener su atención de principio a fin.

El lenguaje corporal es fundamental, deja que tu cuerpo se mueva por el espacio asignado, no te claves como ancla en el escenario y deja que tus manos, tu cuerpo y tus pies se desplacen por diversos espacios, demuestra que tienes el control y que la cercanía con el público no te molesta, que estás ahí para ellos y que eres un simple mortal, eso sí, un mortal con datos y experiencias que ellos desean escuchar.

Evita pedir disculpas por cosas que ellos no saben, tu público a menos que sean fanáticos tuyos y te sigan a todas partes, no saben que tienes preparado para ver, decir o escuchar, por ello resulta innecesario ofrecer disculpas por la falta de luz, color, sonido o cualquier otro detalle que ellos no sepan debe estar ahí. Atiende lo que esté saliendo mal pero no demuestres que no es parte de tu control.

Dirige la mirada al público

El público es mucho, no importa si son 3, 5 ó 10 personas, 100, 200 ó 1,000, debes dirigirte al público, a la gente. Gente significa: conjunto de personas, así que debes dirigirte al conjunto.

Si te da miedo hablar ante el público desaparécelos, no puedes pensar que todos te están mirando, que están pensando si estas pasado de peso o muy flaco, si ya vieron que de la mañana al momento de hablarles te salió una espinilla, que esas miradas son debido a que un demonio se apoderó de tu alma y sobre tu cabeza existe una llama ardiente de mil colores; Nooooo, no es eso lo que ven, ni están esperando que falles para reír porque no tenían otra cosa más importante que hacer a la hora que tú les estás hablando, sino que posiblemente, muy allá en el fondo nada de eso les importa ya que no está pasando y sólo están viéndote, porque les interesa lo que tiene que decir.

Si ya conoces lo que debes decirles o transmitir, si ya estudiaste a tu público potencial, si ya conoces sus necesidades, si dejas que tu cuerpo se mueva y nunca te disculpas sin necesidad, es muy posible que estén ahí porque lo que les dices resulta interesante, porque resulta que tu propuesta llena sus expectativas, porque resulta que desean escuchar lo que tienes que decir, así que mira al público, no a cada uno, mira a la gente, míralos como un todo y no claves tu mirada en alguien en particular a menos que esa sea la técnica que te ayuda, barre con la mirada al auditorio y hazles sentir a son parte de algo importante para ti.

En esta ocación esto fue todo, busquen la siguiente entrega y no olviden visitar nuestra página www.haconsultores.com.mx y las redes sociales twitter: @haConsulta Instagram: haconsultores y la fanpage en fb: Grupo haconsultores

Gracias a todos por seguir las aportaciones.

Consultores políticos: acompañantes en los triunfos y derrotas.

Consultores políticos: acompañantes en los triunfos y derrotas.

Por: Augusto Hernández

Entrega 2/2

En la entrega anterior, señalamos que las campañas políticas son un tema amplio, necesitaríamos escribir simplemente miles de hojas y artículos para comentar fragmentos de lo mucho que hay por decir, pero se hizo el intento de concentrar en estas dos entregas algunos, los puntos que en #Consultores creemos son significativos para cualquier candidato.

Sin asesores y sin presupuesto conocido

Un grave error es no identificar los presupuestos, si bien desde un inicio se conoce por parte de la autoridad electoral el monto con el que se cuenta para la realización de la campaña, sucede con frecuencia que no se planifica cómo y en qué se hará uso del recurso, por lo regular se cae en el vicio de “paga lo que vas necesitado” y “ahí vemos qué hacemos luego”, esto es una muestra clara de la falta de un asesor o en su caso, de un asesor con experiencia y con tablas en el asunto.

Correr el riesgo de no planificar los gastos a realizar, nos deja en un estado total de indefensión, no sólo por la posibilidad de gastarnos todo antes de concluir la campaña, sino por cuestiones legales, en donde podamos rebasar los montos o contraer deudas que no podrán ser pagados, lo que originaría problemas legales y la posible pérdida de una campaña ganadora.

Si existe experiencia en el candidato, suele cometer el error de querer coordinar el mismo su campaña y esto es un error, él debe dedicarse a ser candidato. Mantener a la familia lejos de las decisiones de campaña será otro reto, ellos deben participar directamente de la “campaña sin candidato”, pero no de tomar frente en lo que se hará o cómo se hará. Es necesario que la campaña sea llevada y diseñada en conjunto con un grupo multidisciplinario, pero coordinada por un experto que tenga esa como responsabilidad, no olvidemos que las estrategias deberán ser ejecutadas por personas que entiendan su trabajo, con o sin experiencia, pero eso sí… bien capacitados.

Lo anterior nos lleva a identificar otro error común, el de…

Hacer campañas genéricas y sin capacitación

Aquí es posible agrupar una serie de errores que se comenten en diversas etapas de la campaña o su planeación, el primero es intentar una campaña genérica, no debe pensarse que el mismo discurso servirá para todas las reuniones, contextos y electorado; el mensaje y propuestas deben ser los mismos, pero la identificación de segmentos a atacar es fundamental para que lleguen a buen puesto.

Se requiere comprender que las personas son diferentes, que sus necesidades y deseos también lo son, por ello, es importante saberlo y llevar el mensaje en el canal correcto. Las estrategias que se utilicen, son y deben ser durante la campaña el rumbo de la misma, sin estrategias y sin rumbo fijo no habrá festejo, ni puestos para repartir a los que trabajaron, es más… no habrá ni cara para saludar al equipo.

La estrategia tendrá que bajar y permear a todos los participantes, deberá saber cada uno que debe hacer y cuando, además de ser claro en todo momento con el objetivo y fin último, el de ganar la voluntad del electorado y con ello, el puesto de elección popular que se busca; sin embargo, la capacitación juega un papel crucial para lograr el éxito, si la estrategia está bien diseñada, pero no considera capacitar a los que la operarán, no dará los resultados esperados.

La capacitación de cuadros en diversas funciones es necesario, capacitarlos en lo electoral, financiero, estratégico y sobre todo en lo humano, dará tranquilidad al grupo. Se ha observado una elección casi ganada irse al lado perdedor, por no haber capacitado a la estructura electoral, a los representantes de casilla, a los representantes generales, a los supervisores y a los que operan terrestre en cuanto a lo que se puede y no hacer el día de la elección o antes y durante la campaña.

Quien no planea y diseña sus estrategias basadas en tiempos, espacios y momentos, puede caer en el fracaso. El manejo de la agenda y tiempos debe planearse y atenderse, si bien es cierto que conforme se desarrolle la campaña se harán ajustes, también lo es que el manejo de la agenda en tiempos tan reducidos para recorrer los municipios, distritos, estados o entidades es corto y por ende, requiere y merece de especial atención.

Peleado con la tecnología y la medición de posicionamiento

Hoy en día muchas cosas se realizan mediante la aplicación de la tecnología, el candidato no puede ni debe estar peleado con ella, los tiempos son cada día cambiantes pero la tecnología del momento debe ser usada en favor de la campaña, Jamer Chica una de las plumas invitadas de Revista Washington COMPOL, señala en diversos tiempos los candidatos han hecho uso de la tecnología y como ejemplo nos regala a los Presidentes: Kennedy, quien utilizó a su favor la televisión, Obama el internet y Trump las redes sociales.

Otro punto a observar es confiar ciegamente el resultado de las encuestas, este debe ser tomado en cuenta para redefinir de ser necesario el camino a seguir, pero no puede ser la base de la campaña, en los últimos procesos electorales, tanto en México como el mundo, hemos podido percatarnos que no siempre aciertan, las elecciones de #Veracruz2016 fueron muestra de ello, el #Brexit en Europa y las #EleccionesUSA2016, dejaron en evidencia que las encuestas sirven como “termómetro” pero no dan la “cura al problema”; sin embargo, realizar un correcto diagnóstico sobre el posicionamiento del candidato, sobre las necesidades del electorado, sobre su forma de recibir e interpretar información es clave para el diseño y plan de una campaña. Los asesores y #Consultores deberán realizar un trabajo arduo de investigación, con instrumentos objetivos y con muestras estadísticas bien fundamentadas.

No será prudente realizar un diagnóstico y dejarlo ahí, tomarlo para las decisiones y continuar las evaluaciones son cosas que no siempre se realizan y con ello, se comete otro gran error en las campañas. Evaluar el trabajo al interior y de los contrincantes sirve pare redirigir lo que este mal, este error desemboca en otro muy común, el de trabajar doble y triple. No planear, no tener consultor, no tener estrategias sólidas y no evaluar, así como todo lo relativo a ir dando tumbos en el camino, no permite que se descanse, obliga a reprocesos y por ende, al desgaste físico y mental del equipo de trabajo y candidato.

Por último, en estas entregas dejamos esto… No preparar el debate

Peleas, insultos, “toma y daca”, desprestigio y más, parecieran sinónimos de debates en nuestro país, esto se da derivado de la poca pericia de los moderadores para desarrollarlos, pero, sobre todo, de la poca preparación de los candidatos.

Saber debatir no es hablar, debatir es presentar puntos y defenderlos, señalar y atacar las debilidades en el discurso del contrincante y sobre todo, aprovechar cada momento para dejar en claro que propuestas tenemos, cómo se pretende lograrlas y qué lo motiva y justifica.

En esta ocación esto fue todo, busquen la siguiente entrega y no olviden visitar nuestra página www.haconsultores.com.mx y las redes sociales twitter: @haConsulta Instagram: haconsultores y la fanpage en fb: Grupo haconsultores

 Gracias a todos por seguir las aportaciones.

Consultores políticos: acompañantes en los triunfos y derrotas

Consultores políticos: acompañantes en los triunfos y derrotas.

Por: Augusto Hernández

Entrega 1/2

Las campañas políticas son un tema amplio, necesitaríamos escribir simplemente miles de hojas y artículos para comentar fragmentos de lo mucho que hay por decir, pero haremos un intento de concentrar en pocas líneas y en dos entregas algunos puntos que en #Consultores creemos son significativos para cualquier candidato.

Jamer Chica una de las plumas invitadas de Revista Washington COMPOL, señala que la experiencia obtenida por varios consultores políticos durante diversas campañas, les ha brindado la experiencia de identificar un sinfín de factores de riesgo durante un proceso electoral; asimismo, figuras de la consultoría política en México como Gisela Rubach, señalan algunos desaciertos al momento de operar una campaña, ya sea desde lo terrestre o en la planeación, por ello, en #Consultores nos hemos dado a la tarea de poner a su consideración algunos de los errores identificados en el desarrollo de una campaña política, analiza si los estas llevando a cabo y corrige a tiempo.

Marketing Político, redes sociales y su tratamiento como Marketing Comercial

Hoy en día el mercado de la consultoría política ha tenido la llegada de una serie de profesionales y profesionistas, que, con mucho conocimiento en diversos casos, pero sin experiencia alguna confunden a los candidatos, coordinadores y jefes de campaña -que tampoco tienen mucha experiencia, sino no serían confundidos-, presentando un plan de venta -tipo venta de productos y servicios- del candidato, ya sea con el uso de redes sociales o con una estrategia mercadológica.

La problemática central está en que la estrategia de muchas campañas no es eficiente si se le trata como un mercadeo de bienes y servicios, por ello no siempre un publicista o mercadólogo es el perfil ideal para realizarla, #Consultores recomienda un especialista en asuntos políticos, que cuente con experiencia en el tema y que conozca de preferencia las necesidades sociales de la zona a atender.

Por otra parte, las redes sociales son un arma de doble filo, si bien es cierto que las redes no votan el día de la elección, los contenidos compartidos en ellas y el golpeteo que se da en ellas y por ellas, puede influir en el ánimo de las voluntades que deseamos convencer. Las redes no pueden ser administradas por personas que tengan otras funciones, resulta típico encargarlas o “endilgarlas” como comúnmente lo hacen al asistente personal, o al publicista, se requiere de alguien con experiencia, esta persona es denominada “Community Manager (CM)” y debe estar únicamente para operar las redes, dar seguimiento a comentarios e interactuar por instrucciones del candidato con los seguidores; aquí la comunicación del CM y el candidato es crucial y debe darse durante diversos momentos del día.

Dejar todo a la publicidad y no caminar

Este es otro error grave, la falta de experiencia de muchos asesores de hoy ha provocado que las campañas se desarrollen en los medios de comunicación y en las fotos para publicidad -por cierto, pocos se parecen a sus fotos y esto afecta mucho al momento de un acercamiento “face to face”-, este error cada día es más común y costoso, no sólo por la cantidad de recurso empleado, sino por el impacto negativo que puede tener para la campaña.

Los hombres de la “vieja escuela” decían: “la política es de pesos y pasos”, ahora cada día hay menos recursos para campañas -o por lo menos, el que debe comprobarse y que está regulado-, lo utilitarios se restringen, los apoyos y eventos son limitados por normativa de las instancias pertinentes, así que sólo quedan “los pasos”, cuestión que se le está olvidando a los candidatos y coordinadores. Pareciera un gran error pensar que al contratar una agencia de publicidad para el desarrollo de la imagen y el concepto de campaña se ganarán las voluntades del pueblo, innegable resulta que la publicidad es un elemento importante, pero no es ni por error el único que debe atenderse, es aquí donde se pierde de vista al electorado.

Si no conoces a las personas a quien diriges tus mensajes y cuáles son sus necesidades, poco podrás hacer para conectar con ellos, para lograr una identificación real y, sobre todo, para lo que se realiza una campaña… para ganar su voluntad = ganar su voto.

Manuel Cavazos Lerma es Senador de la República en la LXII legislatura y operador político de su partido en diversas elecciones, durante sus charlas motivacionales o de capacitación a cuadros y operadores terrestres, siempre hace hincapié en tres aspectos fundamentales: el no salir del discurso sobre los positivos del (la) candidato (a), el programarse en que la elección se va a ganar y, dejar en claro que lo único que se debe hacer es ganar la voluntad de las personas… ganar su voto. No conocer al electorado al que se dirigen es el anuncio anticipado a una muerte segura.

Caminar y presentarse cara a cara –face to face–  es necesario e impactante para los votantes, que el candidato se acerque a ellos y conozca de propia voz sus carencias o recamos, le dan ese toque de realismo que el “Photoshop” y la publicidad enfocada en eventos le resta a la campaña.

Lo mismo de siempre y más de lo mismo

Si no es la primera vez que el candidato pretende un puesto de elección popular, lo peor que podrán hacer es intentar repetir la campaña anterior, aun habiéndola ganado de forma arrolladora. Cada campaña es distinta y cada momento requiere de un tratamiento especial.

Es común escuchar a la gente decir: “siempre lo mismo”, “ellos nunca regresan”, la campaña no es promesas que se escuchen bonito, digan siempre qué y cómo pretenden lograrlo. Regresen al lugar que visitaron y si por agenda no es posible, háganlo mediante “campaña sin candidato”, la esposa, los hijos, la madre o los cercanos al candidato, juegan un rol fundamental y de impacto. Si perdiste, no importa debes regresar y, sin ganaste, debes regresar y no sólo a agradecer, debes estar presente escuchando y gestionando, ya no son tiempos de gobiernos paternalistas y proteccionistas, la autogestión y al trabajo colaborativo de la sociedad y gobierno para lograr metas es una realidad y herramienta para consolidar esfuerzos.

Campaña de “lodo” y electorado “duro”

Como ya se comentó, esta es la primera entrega de dos que realizaremos, el último punto que dejamos a su consideración hoy es el referente a la falta de preparación del candidato y su equipo para tender una campaña “negra” de “lodo”, de esas en las que las mentiras y rumores generados golpean de sobre manera la imagen. Deben estar listos para afrontar golpes “sucios” en la campaña, el equipo y la familia deben saber que se dirán miles de cosas, algunas ciertas y otras no, pero la forma de reaccionar a ellas serán el problema real.

“Si él lo hace, yo también lo puedo hacer”, no permitan que la estrategia de campaña salga de su curso diseñado si no es necesario, lo que menos se necesita -siempre que no sea esa la estrategia- es una guerra mediática en contra de los adversarios o del que se suponga más fuerte, no siempre el golpeteo no planeado es la herramienta más exitosa, si no estaba en la mira de los votantes, tu incorrecta campaña de ataque y golpe mediático lo puede poner en el radar de los indecisos.

De esto último desprende un punto más, las encuestas, estadísticas y resultados del mismo partido o coalición, los tiempos cambian y las lealtades se acaban. No es momento de observar si falló el partido, el candidato anterior o si se hizo bien el trabajo, el voto “duro” ya no garantiza nada, los resultados de la “vez anterior”, deben servir como referente para tomar decisiones, no como garantía de algo. Los partidos contaban una base o estructura sólida que garantizaba la victoria, pero ahora, el electorado es volátil, basa su preferencia en emociones y necesidades, las lealtades a sindicatos, movimientos agrarios o urbanos ha desaparecido.

Por hoy esto fue todo, busquen la siguiente entrega y no olviden visitar nuestra página www.haconsultores.com.mx y las redes sociales twitter: @haConsulta Instagram: haconsultores y la fanpage en fb: Grupo haconsultores

 Gracias a todos por seguir las aportaciones.